miércoles, 16 de junio de 2010

Cordero al horno con patatas panadera


  
El cordero al horno es uno de los platos estrellas de mi casa. Como es bien sabido hay muchas maneras de hacerlo y de condimentarlo, todas muy apetecibles. Particularmente he llegado a la conclusión de que lo imprescindible es elegir un cordero lechal muy fresco. Resultan los más tiernos y sabrosos. Evitar, a ser posible, los corderos muy grandes o con la piel reseca.



 Las cantidades dependerá de los comensales

1 pierna o paletilla de cordero cortada a trozos o marcada para el horno
1 patata mediana por persona
1/2 tomate maduro pequeño por persona
1 cebolla (no mucha)
1 ramita de romero
Ajo
Sal
Manteca de cerdo

El día de antes (o unas horas antes) condimentar el cordero con el ajo picado y sal. También es preferible sacarlo de la nevera antes de cocinar para que la carne se atempere un poco.

Encender el horno a 180º

Disponer las patatas, cortadas a rodajas finas, la cebolla cortada en aros y los tomates partidos en cuatro trozos, en una bandeja de horno. Condimentar todo con sal, de manera moderada, y aceite de oliva.

A continuación, si no lo habéis hecho, condimentar la carne con una pasta hecha con el ajo machacado, sal,  y manteca de cerdo.  Poner la paletilla encima de las patatas. Echar por toda la bandeja unas cuantas hojas de romero.

Cocinar al horno, por espacio de 1, 3/4 horas aproximadamente (puede que requiera más tiempo, dependerá del horno y lo grande que sea la pieza).

A los 20 minutos de cocción hay que dar la vuelta a la pieza y regar con dos o tres cucharadas de agua. Repetir esta acción con agua o con el propio jugo del cordero, cuando se vaya formando, a medida que se vaya dorando. Hay que tener en cuenta que las patatas absorben los jugos del cordero por eso hay que aportar un poco más de humedad.

También podéis bañar el cordero con el jugo de los trozos de tomate de la bandeja aplastando éstos encima de la carne.

Dar la vuelta a la pieza un par de veces para que adquiera color de manera uniforme.

Lo que he aprendido cocinando el cordero al horno, y que es lo que me parece que hay que tener en cuenta:

Mejor cocinarlo a fuego moderado o bajo. Se puede hacer también a 160º. Recordar que a menos temperatura resultará más tierno, pero requerirá más tiempo de cocción.

Todos los platos de cordero al horno se deben ir regando con su propio jugo a medida que se van cocinando para evitar que se sequen. Jamás se deben anegar con agua si queremos que tengan un aspecto rustido y una ligera costra dorada por encima.

Prefiero la paletilla porque sale mucho más melosa.


 http://cosas-mias-y-demas.blogspot.com.es/2012/12/cordero-al-horno-con-chalotas-y-boniato.html

Clicar encima de la imagen para ver otra receta de cordero al horno.




               

5 comentarios:

  1. Bluelady, me gusta mucho esta receta, yo la hago parecida, me encantan el saborcillo que cogen las patatas el jugo del cordero, en fin, un manjar. (como soy muy patatera, no hay más que decir)

    ResponderEliminar
  2. El cordero es de las carnes que más me gustan, aunque la como muuuuuuuuuuuuy poco, porque tiene mucha grasa. Se me hace la boca agua de imaginar su sabor!!!!!!!!!!!!!!! ñam!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. hola guapa, gracias por dejar tu comentario en mi blog! yo también vendré a menudo a visitarte y deleitarme con tus platios, como esta riquísima paletilla de cordero! un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola Rosa, El cordero y las patatas hacen guisos muy agradecidos, creo yo. Solo hace falta elegir bien el producto... jajaja gracias locasita a mi me pasa lo mismo en tu Blog.
    Ainsss fresaypimienta es un honor para mi verte por aqui. Ven cuando quieras, Un besito a todas.

    ResponderEliminar
  5. Mañana mismo tengo preparada una paletilla de ternasco para hacer un asadito. Hummm quedan tan ricos...

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.