miércoles, 27 de junio de 2012

Tarta de queso neoyorquina (New York cheesecake)


Se dice que Arnold Reuben fue la primera persona que sirvió la New York cheesecake allá por el año 1929 en su restaurante de New York,  "Turf legendaria" situado entre la 49ª y Broadway,  y que para ello utilizó una receta familiar. 

Según el Sr. Reuben, para elaborar una autentica New York cheesecake se necesita crema de queso pura. Como eso es casi imposible de conseguir he empleado queso fresco quark y yogur que unido a los demás ingredientes da como resultado un pastel cremoso, suave, y fresco, muy apto para tomar incluso después de una copiosa comida.





Ingredientes para un molde metálico de 22 cm. (con cierre lateral para que sea más fácil desmoldar la tarta)

500 g de queso quark
1 yogur natural
250 g de nata 35% de materia grasa
3 huevos enteros grandes
200 g de galletas maria
75 g de mantequilla
150 g de azúcar
1 pizca de sal
Ralladura de 1 limón

Triturar las galletas y mezclar con la mantequilla derretida (os quedará una textura como la de la arena de la playa).

Volcar las galletas en un molde desmontable, previamente untado con un poco de mantequilla. Forrar la base del molde y unos 2 cms. de los laterales, compactando bien para formar la base de la tarta.

Cocer en el horno a 150º de 15 a 18 minutos para que se dore.

He colocado la bandeja de horno en la segunda balda empezando por abajo, con la modalidad aire.

Dejar enfriar en la nevera.

En una batidora mezclar los huevos enteros y el azúcar. Añadir el queso quark, la nata, el yogur y la ralladura de limón.

Verter la mezcla sobre la base de galletas y cocer en el horno a 180º durante 15 minutos.

 He colocado la bandeja en el medio del horno con calor arriba y abajo con la modalidad aire.

Bajar la temperatura a 160º 

Tapar la tarta con papel sulfurizado y cocerla durante 50 minutos más.

Antes de terminar la cocción (a los 35 minutos aprox) retirar el papel para que se dore ligeramente la superficie. 



Apagar el horno y dejar reposar dentro hasta que esté tibia. A continuación ponerla encima de una superficie fría hasta que esté a temperatura ambiente y ya la podéis guardar en la nevera bien tapada. Al no llevar espesantes tarda unas horas a cuajar del todo por lo que es preferible hacerla de un día para otro.

Servir acompañada de mermelada de arándanos.



Observación: la mermelada que le queda bien es la que lleva un bajo porcentaje en azúcar.


8 comentarios:

  1. Qué tentación más grande, con lo que me gusta esta tarta fresquita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado preciosa y seguro que deliciosa. Desgraciadamente en mi casa seria una bomba por alguno de sus ingredientes asi que me conformare con mirar para la tuya.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. HOLA BLUE, TE HA QUEDADO IMPECABLE, ES EL CHEESECAKE PERFECTO, TE LO DIGO DE VERDAD, Y SIN DUDA DELICIOSA. UN BESITO

    ResponderEliminar
  4. Maravillosa Blue!! tiene una pinta deliciosa y seguro que está riquísima. Besos

    ResponderEliminar
  5. Me encanta este clásico.


    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Os agradezco los comentarios, animan mucho. Sobre todo porque la pastelería, a la que le tengo un enorme respeto, es mi gran asignatura pendiente.
    Un abrazote a tod@s

    ResponderEliminar
  7. ¡que pinta, nena! ese corte está genial, super fluly :)

    ResponderEliminar
  8. Que es eso de asignatura pendiente.....creo que no valoras tus "habilidades dulces " nada de nada.
    Besikos mi pastelera.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y observaciones. Todos y cada uno de ellos son bien recibidos, y tenidos en cuenta. Gracias también por tener la generosidad de transmitir a través de vuestros blogs todos esos conocimientos que me han sido tan útiles para mejorar, y seguir aprendiendo.
También mi más sincero agradecimiento a todos esos anónimos aficionados a la cocina que dedican parte de su tiempo a ver mis recetas. Espero que la visita les pueda ser de utilidad.
Un beso, y un abrazo grande a todos.